Notarios y Blockchain: ¿Qué Nos depara el Futuro?

Dom 14 Feb 2021 ▪ 15h22 ▪ 10 min de lectura - por Stephanie Guerrero

Desde su aparición, el blockchain ha venido revolucionando constantemente las reglas y convenciones en muchos sectores de actividad. Muchas empresas están destinadas a evolucionar significativamente, mientras otras están condenadas a desaparecer a medida que se despliega y prolifera la tecnología de registro descentralizado del blockchain. Y entre estas profesiones cabe destacar la de notario. En este artículo vamos a centrarnos en la interacción entre notarios y blockchain.

¿En qué consiste la profesión de notario? 

El notario es un funcionario público, al igual que un abogado, el cual desempeña tareas como por ejemplo la redacción y autenticación de diversos documentos.

Estos actos pueden referirse a la esfera privada – como en el caso de un contrato pre-matrimonial – o a la esfera profesional – como por ejemplo un arrendamiento -. Concretamente, el notario auténtica el contenido de estas escrituras y se compromete personalmente en cuanto a su calidad y fecha, en particular firmando las mismas. Además, el notario asesora a las partes interesadas sobre los aspectos jurídicos de sus compromisos y los orienta en los términos jurídicos si fuera necesario: en resumen, ofrece una serie de habilidades basada en su competencia y experiencia profesional. 

En 2020, quien hable de certificación, está hablando de blockchain

Si nos ha seguido con diligencia hasta la fecha, habrá comprendido que una de las tareas del notario equivale, por lo tanto, a la certificación de contenido (en lo cual hemos profundizado aquí por ejemplo). Dicha misión es una de las principales promesas de la tecnología blockchain: hacer posible la certificación de la información prescindiendo de un tercero de confianza, en un entorno completamente descentralizado. De hecho, la información incluida en el blockchain incluye una marca de tiempo y se considera inmutable.

Vulnerabilidad de los notarios ante la tecnología blockchain. 

La Cámara de Notarios de París tiene más de 1.700 notarios y 6.000 empleados.

Es de sobra conocido que el individuo no debe perder de vista las nuevas tecnologías, especialmente aquellas que puedan afectar significativamente a su profesión. Así pues, ya en 2017 se ha iniciado una primera reflexión prospectiva sobre las tecnologías de registro descentralizado. Desde entonces, la Cámara se ha acercado a muchos expertos en la materia y ahora desea desplegar un blockchain específico para notarios.

Además, no son los únicos que se interesan por las aplicaciones del blockchain en este campo. Por ejemplo, encontramos al gigante Trust, empresa que en colaboración con Ethereum y Microsoft, está desplegando un servicio de certificación de anexos que permite a los notarios verificar la exactitud de un documento, en una red pública (Ethereum).

De vuelta a la notaría de París, y su blockchain. El 7 de julio de 2020, la cámara publicó un dossier de prensa donde presentaba lo que denominó como BCN: el blockchain notarial. Este documento presenta las primeras aplicaciones concretas del blockchain notarial, entre las cuales se incluyen: 

  • Una nueva versión del servicio de transferencia de archivos de gran volumen, que permite el intercambio de archivos informáticos muy grandes entre notarios, así como entre notarios y clientes ;
  • El seguimiento de la documentación en data rooms electrónicos, abiertos y gestionados por oficinas notariales para sus clientes; 
  • El depósito de los datos electrónicos en data rooms: la «caja fuerte electrónica» de la oficina;
  • El seguimiento de los movimientos de acciones de empresas no cotizadas (aplicación denominada «Register» desarrollada actualmente a través del Fondo de Innovación de la Cámara de Notarios de París). 

La voluntad de la Cámara de Notarios de París es evidentemente, posicionar a los notarios como operadores necesarios para la correcta aplicación notarial del blockchain, convirtiéndose éste en un instrumento de ejecución para estas terceras partes de confianza.

BCN: un blockchain altamente centralizado

Sin embargo, surge una paradoja: estas tecnologías de registro descentralizadas son básicamente enfoques destinados a eliminar cualquier tipo de intermediario y lograr una gestión transparente. Emplear el blockchain de esta manera plantea  por tanto interrogantes sobre la utilidad real de esta forma de red para profesiones como la notarial.

Además, como parte del BCN, pareció oportuno establecer un Comité de Gobierno. Su función es explícita:

«Asegurar el cumplimiento de las reglas de funcionamiento y uso del blockchain notarial, especificadas en un documento de referencia esencial, llamado Política de Confianza, y firmado por cada Presidente».

Merece la pena citar la descripción de dicha política de confianza:

La Política de Confianza se organiza en torno a un conjunto de reglas que definen los principios de funcionamiento del blockchain notarial y garantizan los niveles de calidad y confianza esperados por la notaría y todos los usuarios del blockchain notarial. Esta política de confianza está dirigida por el Comité de Gobernanza.

Así pues, el gobierno de este blockchain no tiene nada descentralizado, hasta el punto de cuestionar su propia relevancia. De hecho, una de las ventajas del blockchain reside en la calidad de su transparencia, característica elemental del blockchain público. A tal efecto, la Cámara de Notarios ha decidido trabajar con IBM e Hyperledger, desplegando así un blockchain completamente privado. En efecto, el uso del protocolo Hyperledger implica, por su propia naturaleza, que el acceso a la red está restringido exclusivamente a los agentes certificados e identificados. ¿Otro paso más hacia un uso centralizado del blockchain para la profesión notarial?

BCN: ¿debe considerarse una buena o mala idea?

De los hechos anteriores se desprende una simple conclusión: el BNC está sujeto a varias incoherencias funcionales en relación con la naturaleza de la tecnología blockchain. De hecho, el sistema del BCN se reduce a uno extremadamente centralizado y opaco, lo que hace que el uso de dicho blockchain sea cuestionable, ya que los terceros de confianza no solo siguen siendo los principales actores, sino además insustituibles. 

Sin embargo, es difícil formarse una opinión definitiva sobre el enfoque adoptado por la Cámara de Notarios. Está claro que si su interés por el blockchain es absolutamente legítimo, el mismo podría representar un intento desesperado de la profesión por luchar voluntariamente contra el blockchain para tranquilizar a un gremio que podría estar en riesgo de extinción.

No obstante, el futuro de dicha profesión estará intrínsecamente condicionado por la opinión pública, la evolución de la legislación en lo que respecta al blockchain y a su democratización. El blockchain y los notarios están obligados a evolucionar en armonía.

En cualquier caso, es probable que el oficio no esté condenado a desaparecer. La experiencia de los notarios es tan valiosa e insustituible que un simple registro descentralizado no cambiaría nada. La profesión avanza con decisión hacia una verdadera desmaterialización y digitalización de los documentos notariales, y el blockchain puede ofrecer un apoyo crucial. El verdadero reto sobre el que debemos reflexionar es si una red totalmente descentralizada tiene la capacidad de certificar eficazmente la información. Existe disparidad de opiniones al respecto, y pronto redactaremos un artículo que lo explore con más detalle. Aunque un blockchain es capaz de certificar la información, ¿podría garantizar la veracidad de la misma?

Otros actores además del Colegio de Notarios de París

Como se ha mencionado anteriormente, el Colegio de Notarios no es el único interesado en aplicar el blockchain de esta manera.

Por ejemplo, la nueva empresa CapBloc ofrece, entre otros servicios, una solución para gestionar los registros legales de una empresa con la ayuda de esta tecnología y una solución para desmaterializar las votaciones de las juntas generales de accionistas. El blockchain aporta a este proyecto una capacidad inmutable e inalterable para incluir una firma y marca de tiempo.

Lo cierto es que es difícil esperar que una tecnología – cuya finalidad es recoger, por ejemplo, datos y documentos sensibles relacionados con una empresa – sea completamente transparente. La necesidad de confidencialidad implicaría que el blockchain es un elemento completamente incompatible. En la actualidad es innegable que la evolución de esta profesión (en simbiosis con el blockchain) está en pleno apogeo, lo cual explica el incremento de múltiples formas de aplicar la tecnología, incluso sobre los conceptos más innovadores y atrevidos.

Blockchain y notarios, ¿Qué nos depara el futuro?

Ante la aparición del blockchain, todavía es muy difícil definir el rumbo que tomará la profesión. Lo que sí podemos afirmar es que el blockchain jugará un papel fundamental en la evolución de esta profesión. Gracias a la desmaterialización y digitalización de las actividades notariales, los notarios han podido seguir operando durante la pandemia, y su demanda nunca había alcanzado unas cotas tan altas. El BCN representa el anhelo de la profesión por mantener su reputación como tercero insustituible y de confianza, al tiempo que aprovecha potencialmente ciertas características del blockchain, una tecnología en auge en los últimos años. Por otra parte, no tiene pinta de que la experiencia humana de los notarios pueda llegar a ser cuestionada por el blockchain. Entonces, ¿qué cree que le depara el futuro a esta profesión?

Subscribe to our daily and weekly newsletter service to receive a digest of the latest news in the cryptosphere and never miss out on any of the Cointribune's highlights!

Stephanie Guerrero

Consultante depuis 7 ans dans un grand cabinet de conseil, j'avais envie de me specialiser dans les nouvelles technologies, les cryptos sont venues à moi !

AVISO LEGAL

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no deben tomarse como consejo de inversión. Haz tu propia investigación antes de tomar cualquier decisión de inversión.