¿Cómo Convertir Su Confinamiento en Una Oportunidad de Oro?

Dom 14 Feb 2021 ▪ 5h39 ▪ 13 min de lectura - por Stephanie Guerrero

El anuncio de un nuevo confinamiento general provocaba ansiedad,  presagiaba el aparente fin del mundo, y sonaba como una sentencia de muerte en los oídos de la población francesa. A pesar de no ser plato de buen gusto para la mayoría, esta situación puede resultar positiva e incluso tiene el potencial de procurarle cuantiosos beneficios, o al menos, evitar tanta pérdida.

La subida sin precedentes de Bitcoin (BTC) durante las últimas semanas, junto al auge del oro, son seguramente dos elementos que no han pasado desapercibidos para nadie, aunque pocos admitirían en tiempos de crisis que estos eventos son los mejores momentos para invertir.

Mientras que la crisis del Covid-19 se encuentra en pleno apogeo y la recesión comienza a hacerse notar en los hogares, el oro, ese pequeño metal amarillo, nunca antes había sido tan codiciado por los inversores.

En este contexto, ¿cómo puede convertir su confinamiento en una oportunidad de oro? Lo hemos explicado todo en este artículo, el cual debería devolverle la sonrisa, al menos durante un mes.

Descargo de responsabilidad: Este artículo patrocinado se lo presentamos en colaboración con la empresa Vera One. Las inversiones en criptomonedas son arriesgadas por naturaleza, proceda con la debida diligencia e invierta sólo de acuerdo a su capacidad financiera. Este artículo no constituye incentivo alguno a la inversión.

El oro, fascinante durante milenios y aún más en tiempos de crisis

No se puede comenzar un artículo como este sin recordar, como ya describimos en nuestro artículo sobre las alternativas de inversión en oro, que dicho metal ha maravillado a los humanos durante milenios y esta tendencia no presenta signos de cambio. Sus orígenes se remontan unos 5.000 años atrás, tras el descubrimiento de depósitos en Egipto. Hoy en día, el oro es aún objeto de negocio en muchos mercados, mantiene su magnífica soberbia y sigue siendo sinónimo de confianza y solidez a los ojos de cualquiera… más aún si cabe en tiempos de gran incertidumbre y creciente escepticismo respecto de los mercados financieros.

Reflexionando meticulosamente, podemos incluso afirmar que a lo largo de los siglos, el oro se ha convertido en el alfa y omega de la creación del dinero hasta 1971, y llegados a este punto cabría citar la célebre frase de una película: «sin oro, no hay billetes». Tras convertirse en esta garantía indispensable para la creación de dinero, fue cuando el oro se ganó definitivamente su reputación como valor refugio seguro.

El Napoleón de oro ya no aparece por ningún lado

Volviendo la mirada atrás, son muchos los acontecimientos históricos que evidencian que los períodos de crisis han sido siempre propicios para invertir en el metal precioso:

  • En primer lugar, las dos crisis petroleras de 1973 y 1980, sorprendieron a los analistas al ver que el precio de la onza de oro se disparó de 37 dólares a principios de los años 70 a 200 dólares después de la crisis de 1974. Y justo después de la crisis de 1980, el precio de la onza de oro subió un 2000% hasta alcanzar un máximo superior a los 850 dólares.
  • Más familiar para nosotros será sin lugar a dudas la crisis de 2009, que causó una oleada de pánico en todo el mundo, en particular entre los franceses, que habían comprado lingotes de oro, acaparando más de 6,1 toneladas de oro hasta el año 2011, en forma de lingotes y monedas.

No sé ustedes, pero coincido con los analistas de la época y tengo la impresión de que la historia se repite. Aunque las razones cambien, este nuevo escenario de turbulencia mundial que aún no ha terminado de sacudir los mercados financieros, bien podría hacer que el precio del oro se dispare y por lo tanto su demanda. En cualquier caso, esta ha sido la tendencia durante meses, con el precio del oro rompiendo récords este verano, rebasando los 2.000 dólares por onza el 13 de agosto de 2020. No se preocupe si ve caer ligeramente la onza de oro el primer día del aislamiento, los mejores analistas nos susurran al oído que la subida sin precedentes de su precio a lo largo del año, debería continuar una vez que haya pasado el shock inicial.

Cotización del oro en dólares desde 2004 – fuente AuCoffre

Confinamiento y oro: su oportunidad de tener suerte

Si bien el aumento del precio del oro está, en efecto, directamente relacionado con la pandemia sanitaria y la consiguiente crisis financiera, también viene condicionado por el agitado caos de estos momentos derivado de: tipos de interés negativos, aumento del desempleo causado por la disminución o el cese de la actividad empresarial, tensiones geopolíticas y, más recientemente, las elecciones en Estados Unidos. De hecho, una encuesta realizada por OpinionWay en 2019 para AuCoffre.com, reveló que el 73% de los ahorradores franceses consideran al metal amarillo una solución de ahorro extraordinaria a fin de proteger su patrimonio.

«En medio del invierno descubrí un verano invencible dentro de mí»

Albert Camus

Esta época de agitación y confinamiento global puede ser el mejor momento para adquirir este preciado activo y protegerse así de futuras oleadas de incertidumbre.

Antes de entrar en los detalles de su confinamiento de oro, volvamos rápidamente a cómo se establece el precio del oro. Cada día, la Asociación del Mercado de Lingotes de Londres (LBMA) da una cotización oficial en dólares y euros, la misma para todo el mundo, basada en una onza de oro, es decir, 31,10 gramos del metal. En calidad de refugio seguro, su precio tenderá a subir o bajar en función de acontecimientos específicos que abarcan desde celebraciones culturales hasta crisis económicas o políticas.

Pero cuidado, como buen inversor experimentado, debe mantenerse alerta con las fluctuaciones del precio del oro, que también varían según la actividad de la industria joyera, la minería, así como las políticas fiscales y monetarias.

Cabe destacar que el confinamiento anterior validó la tendencia, ya que muchos inversores eligieron el oro como refugio seguro para sus ahorros. Como puede ver, el confinamiento no es del todo malo. Aparte de esta situación excepcional, la política monetaria de expansión cuantitativa durante los últimos meses por parte de los bancos centrales, ha intensificado el uso del oro. Tras acumular la mayor parte de sus reservas en dólares, también están recurriendo al metal precioso para diversificar sus saldos de activos con este bien universal, el cual es imprescindible.

El diagrama siguiente muestra una visión más detallada:

Reserva mundial mantenida en oro

¿Y si este es el momento de la auténtica fiebre del oro?

¿Oro físico o en papel? Instrucciones para comprar oro en un ambiente hostil.

Ahora que sabe lo que le espera durante las próximas cuatro semanas de aislamiento, probablemente se pregunte dónde encontrar oro. ¿Cómo se compra el oro? ¿A quién?

Ya hemos comentado anteriormente cómo invertir en oro en 2020, así sería recomendable echarle un vistazo a dicho artículo. En el futuro se nos presentará el eterno dilema entre la seguridad de lo antiguo y el riesgo de lo moderno.

Como sabemos, en marzo de este año, las medidas de confinamiento tuvieron un gran impacto en la producción de oro, y como resultado de la disminución de la actividad minera y el cierre de negocios no esenciales, de modo que algunos mayoristas del mercado ya no están en disposición de venderle el precioso metal amarillo.

Entonces, en la batalla entre el oro físico y el oro en papel, ¿quién será el gran ganador de la edición de 2020?

Por un lado tenemos oro en papel, un activo del mercado de valores con un rendimiento a corto plazo, posible gracias a la compra y venta de oro en las plataformas de negociación.

Por otro lado, el oro físico, nada más palpable que hermosos lingotes, monedas de oro incluyendo al Napoleón más popular para poder cuantificar la cantidad de metal: en este caso nos encontramos ante un ahorro que requiere ciertas precauciones.

En este último escenario, se plantea la cuestión del almacenamiento y la custodia: en casa bajo una baldosa, en una caja de seguridad del banco, por empresas especializadas en seguridad, existen muchas alternativas… No volveremos sobre la fabulosa historia de dos niños que durante el confinamiento en la casa familiar, descubrieron dos lingotes de oro bajo la cama de la abuela, y que luego vendieron en una subasta. Así que allá va un consejo, ¡piense en ello antes de tomar una decisión!

Si la disyuntiva en cuestión se limita a elegir entre oro físico o en papel, todo depende de su objetivo inicial, como especulador, o bien para asegurar determinada reserva de valor.

En definitiva, una vez dicho esto, la verdadera cuestión sigue siendo cómo obtener oro en 2020 en un entorno hostil, es decir, durante el confinamiento, y existen varias opciones disponibles, como comprar por internet o llamar directamente a especialistas en metales preciosos.

Nosotros creamos tendencia, preferimos examinar las innovaciones planteadas hace ya varios años, como la solución de pago Veracash, precursora en este campo, la cual ya había pensado en digitalizar y desmaterializar las compras de oro con tarjeta, tema que hemos tratado con esmero en nuestro primer artículo dedicado al foro de inversiones alternativas.

En efecto, como visionario vanguardista, Jean-François Faure había pensado en todo: permitirle invertir fácilmente en oro físico y al mismo tiempo facilitarle combinar esta preciosa reserva de valor con una tarjeta bancaria, todo para asegurar sus pagos cotidianos, ¡brillante!

Y no es casualidad que la última incorporación a la línea de productos de Aucoffre.com – visionario de las criptomonedas – haya explorado el camino de las infinitas posibilidades del oro, ofreciéndole en exclusiva “LA” solución anti-covid para invertir en oro: VeraOne.

VeraOne: la solución para comprar oro respetando las barreras e invirtiendo en el futuro

VeraOne ya es un nombre conocido para nuestros lectores más asiduos.

¿Y si yo le hablara de la tokenización del oro? ¡Usted pensaría inmediatamente en VeraOne!

De hecho, con la maravillosa idea de fusionar el valor refugio más antiguo del mundo con las criptomonedas, VeraOne se erige como la mejor idea de la última década.

Y pronto se dará cuenta de que el confinamiento y el oro nunca han estado tan cerca, como ahora gracias a esta empresa. Detalles a tener presente:

  • VeraOne es un token completamente respaldado por oro físico guardado en una caja fuerte, por lo que no hay mayor riesgo que el derivado de las fluctuaciones del mercado.
  • Invertir en este token es análogo a invertir en un valor refugio seguro, al tiempo que se beneficia de la protección intrínseca brindada por una moneda estable, además de ser titular de una cantidad de oro a prueba de falsificaciones.
  • La misión de VeraOne también consiste en permitir la llegada de una nueva moneda de cambio – su criptomoneda -, incluso en países no bancarizados.
  • En resumen, gracias a VeraOne, en 2020 puede comprar oro por medio de su token, de forma segura y a prueba de falsificaciones, para incrementar su patrimonio y/o intercambiar valor monetario, todo ello sin contacto físico y de forma desmaterializada, y por cierto, ¿qué dice el gobierno al respecto? Todo esto, sin necesidad de tener que contar con un certificado para justificar nuestra salida domiciliaria, limitada a 1 hora dentro de un perímetro de 1km. El oro es infinito y seguirá siéndolo.

Ahora está listo para comenzar el confinamiento en un estado mental más sereno, durante el que hacer un seguimiento del precio del oro y el potencial del famoso metal amarillo durante tiempos de crisis. No dude en hacer un recorrido por el foro de inversión alternativa donde aprenderá cómo invertir en oro, la génesis del refugio más antiguo, su comparación con Bitcoin, y mucho más… ¡Esté pendiente de las novedades! y sobretodo #QuédeseEnCasa.

Stephanie Guerrero

Consultante depuis 7 ans dans un grand cabinet de conseil, j'avais envie de me specialiser dans les nouvelles technologies, les cryptos sont venues à moi !

AVISO LEGAL

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no deben tomarse como consejo de inversión. Haz tu propia investigación antes de tomar cualquier decisión de inversión.